El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 Israel…la tierra de la Biblia…de la historia de la salvación…donde se encuentran las raíces de la Fe… la tierra de Jesús… la Tierra Santa por excelencia y visitada a lo largo de la Historia como el encuentro de las grandes religiones monoteístas.

Para todo creyente en las Sagradas Escrituras, no hay otro lugar en el mundo con más significado y sentido que Tierra Santa.
En este pequeño país se encuentra la fuente viva de las creencias de gran parte de la Humanidad, en este lugar, único en el mundo y entre colinas áridas y fértiles valles, el hombre dejó llevarse por el espíritu de las alturas, y de aquí partió al mundo un nuevo mensaje:

"…Todas las naciones afluirán hacia ella y acudirán pueblos numerosos que dirán: "¡Venga, subamos a la montaña del Señor, a la Casa del Dios de Jacob! Él nos instruirá en sus caminos y caminaremos por sus sendas. Porque de Sión saldrá la Ley y de Jerusalén, la Palabra del Señor" (Isaías 2,3-4).

Los orígenes de esta tierra se remontan a más de 5.000 años y nos dejan un legado de que ésta nunca fue una región con demasiados periodos de paz y tranquilidad.

Por situación en el mapa, junto a la línea que divide África y Asia, fue en la mayoría de los casos un campo de batalla habitual, ya que continuas oleadas de conquistadores la invadieron e implantaron sus reinados, ansiosos por apoderarse del control de las estratégicas rutas con intereses comerciales que unían los centros del mundo antiguo. El control de esta zona fue pasando de una potencia victoriosa a otra, en multitud de ocasiones. En la época en que el Imperio Romano dominó Oriente Medio, hace 2.000 años, ocurrió algo extraordinario que influiría para el resto de los tiempos en la historia de la Humanidad. Este especial y extraordinario acontecimiento fue el nacimiento de Jesús de Nazaret. Nacido en el seno de una humilde familia, José el carpintero y su esposa María, que había concebido siendo virgen, el niño llegó al mundo en condiciones humildes.

Los Evangelios nos narran que Maria dio a luz en la ciudad de Belén, que envolvió al pequeño Jesús en pañales, "…y lo acostó en un pesebre, porque no había sitio para ellos en la posada" (Lucas 2.7). Jesús creció y vivió su infancia hasta hacerse hombre en Nazaret, hasta que comenzó su misión entre la región de Galilea y Jerusalén... Tras tres años anunciando la Buena Nueva, la salvación, invitando al hombre a la conversión, realizando milagros y prodigios entre sus conciudadanos, entró en Jerusalén por la Puerta Dorada como maestro y profeta; el esperado "Mesías", aquí en Jerusalén, Jesús fue azotado, condenado a muerte de cruz, sepultado y al tercer día RESUCITÓ. Su vida y enseñanzas han influido en millones de personas en el mundo entero, dando a cada uno de nosotros la posibilidad de tener, no sólo una religión sino una forma de vida, este hecho cambió el curso de la Historia. Los actos, las enseñanzas de Jesús no son tan vívidos ni palpables en ningún lugar del mundo como lo son en Israel, en Tierra Santa.

Durante más de 2000 años, Tierra Santa ha recibido y continúa recibiendo la visita de los peregrinos que acuden a la cuna de su patrimonio espiritual. Con la Biblia bajo el brazo, siguen las huellas de Jesús por las sendas por las que Él anduvo, rezan en los sitios dónde Él predicó y oró, admiran los montes que Él divisó o levantan la vista al cielo que él vio, reforzando en el peregrino su "FE", hace pascua, por medio de una transformación espiritual que perdurará tras su visita a Tierra Santa para el resto de sus días. 




INFORMACIÓN PRÁCTICA SOBRE ISRAEL.
Semana laboral en Israel:
La semana laboral es de domingo a jueves. El fin de semana está constituido por el viernes y el sábado. El viernes, muchos de los comercios cierran temprano por la tarde, antes de la víspera del sábado (el Shabat judío) que comienza a la caída del sol del viernes y dura hasta después del ocaso del sábado. Los musulmanes y cristianos observan su propia semana laboral, con descanso el viernes para los musulmanes y el domingo para los cristianos.
Idiomas:
Los idiomas oficiales de Israel son el hebreo y el árabe, pero es raro encontrar a alguien que no domine, cuando menos, dos idiomas. El país es un crisol cultural, con habitantes provenientes de casi todos los países del mundo y muchos hablan la lengua de sus mayores. Muchos carteles de las calles, tránsito, nombres de tiendas, menús en restaurantes, etc. Están también en inglés.
Monedas:
La moneda es el Shékel (NIS), en billetes de 20, 50, 100 y 200 Shékels. Un shékels sse divide en 100 céntimos o en hebreo "agorot", las monedas son de 5,10 y 50 agorot, y también de 1, 5 y 10 shékels. Se puede cambiar dinero en cualquier banco y en oficinas de correos. Pero al día de hoy el comercio en Israel coge tanto la moneda de Dólares americanos como la moneda Europea, el Euro.
Clima e indumentaria:
Al hacer su equipaje, considere el clima. Si bien gran parte del año hace calor y brilla el sol, el invierno puede ser frío, especialmente en la montaña y de noche. El invierno es también la estación lluviosa, así que conviene equiparse bien según la época del año. Otros consejos: No olvide traes alguna gorra o sombrero y gafas de sol. También se recomienda traer zapatos cómodos para caminar y será necesario disponer de vestimenta adecuada para la entrada a las visitas a los lugares sagrados, donde no se permite la entrada en pantalones cortos o vestidos sin mangas, ya veces se requiere cubrirse la cabeza.
Comercio:
El comercio en las ciudades grandes está abierto de domingo a jueves desde las 09:00 a 19:00 hrs. ininterrumpidamente.
Tarjetas de crédito:
Casi todas las tiendas, restaurantes y hoteles aceptan tarjetas de crédito. Las más comunes son Visa, EurCard/MasterCard – Diners Club y American Express.
Huso horario:
Israel está adelantado dos horas respecto al meridiano de Greenwich, aunque en el periodo veraniego puede haber algunas diferencias.
Propinas:
Las propinas son habituales en Israel, y la norma mínima es de aproximadamente un 10%. El servicio puede estar incluido en la factura del restaurante, pero si no lo está, se espera recibir una propina. En locales de una cierta categoría, lo adecuado es dejar propina, lo adecuado es dejar una propina del 12 al 15% del importe de la facturación final.
Electricidad:
En Israel, la electricidad funciona con 220 voltios, como en Europa.
 
 
 
 
/